NUESTRA HISTORIA

La Reserva PACUARE entró en vigor en septiembre de 1989, el día en que John Denham creó una organización benéfica inglésa El Endangered Wildlife Trust, para comprar 800 hectáreas de tierra que se extiende entre la costa del Caribe y el Canal de Tortuguero.

En ese entonces la tierra estaba dividida en 6 lotes distintos. Los mas pequeños estaban ocupados por sus dueños y el mas grande le pertenecia a hombres de negocios de Limón que trataban de obtener alguna ganancia con la venta de cocos y ganado de engorde.  El area costera entre los rios Matina y Pacuare nunca ha estado muy poblada y al momento de la compra solo 4 personas vivian en las 800 hectareas.

Durante la temporada de las Tortugas los hueveros venían a la playa en busca de huevos de las Baula y las Verdes, arrasaban con todo. Mataban a las Verdes cuya carne era popular en restaurantes en Limón

La existencia de una cuota de Verdes significaba que hueveros y pescadores podian matar  cuantas Tortugas quisieran ya fuera arponeándolas en el mar o agarrándolas en la playa cuando venían a desovar.

Dos personas fueron claves en la creación de la Reserva.  Maria Teresa (Te-Te) Koberg, quien dedicó muchos años a proteger las Tortugas, ella nos  presentó esta playa tan importante para la anidación de las Tortugas y nos sugirió que compraramos la tierra detrás de la playa.

Carlos Fernández, un joven abogado  de San José, quien negoció la compra con los   6 dueños de manera que pudimos comprar las 6 parcelas  el mismo dia.  Veinte años mas tarde, Carlos es el administrador de la Reserva , a tiempo completo.

Experiencias como esta nos acercan a los misterios de nuestra propia existencia. Nos dan señales de lo perfecto de la creación y de la mano de Dios en ese proceso. Aún después de tanta investigación y observación, quedan tantas preguntas sin respuesta en esto caso del comportamiento de un animal tan simple como las baulas. Pero nos recuerdan las eternas interrogantes del hombre sobre su propio origen y destino. Ver a las tortugas luchar con esmero por la preservación de su especie nos hace concientes de lo interrelacionada que está la vida de todas las especies, incluyendo la humana.

Ver y atestiguar lo que está ocurriendo en la Reserva Pacuare me hace sentir orgulloso como ser humano. Muchas gracias por esta extraordinaria experiencia y por la hospitalidad y amabilidad de Carlos, Sofia y de todo el personal de la Reserva.

Max A. Sotto, C.R.

 

Contratamos con la Universidad Nacional (UNA) para que  documentaran la vida silvestre en la Reserva y nos aconsejaran en su manejo.  Comparándola con hoy en dia es increible como todo se ha desarrollado y los números aumentado.  Seguimos el consejo de la UNA y dejamos que la tierra y su vegetación se regenerara naturalmente.

Nuestros primeros esfuerzos para proteger la playa no fueron muy efectivos sino hasta cuando en 1992 construimos la Casa Grande que se convirtió en la sede  del programa de voluntarios.  Alexandra Denham, hija del fundador, estuvo a cargo de la Reserva y del programa de las Tortugas durante 1994 y 1995.  Conseguíamos voluntarios en San José poniendo avisos y panfletos en hostales y sitios públicos (no había internet) Teníamos voluntarios de todas las edades y nacionalidades, algunos venían por dos semanas otros por toda la temporada.  La gente dormía en la casa, en carpas, en el balcón o debajo de la casa y todos cocinaban, limpiaban y patrullaban. Fue una época feliz, con la Reserva manejada por entusiastas aficionados pero los hueveros aun tenían el control.

Fue aquí cuando Stanley Rodriguez, profesional  y veterano en protección de Tortugas se nos unió y pasó a ser el administrador de la Reserva. Poco tiempo después comenzamos a emplear guardias de playa con lo cual el robo de nidos disminuyó. Fue a partir de 1995 cuando consideramos que teniamos una efectiva protección de la playa.

Stanley permaneció con nosotros por varios años y luego comenzó su propio proyecto de conservación de Tortugas, a unos cuantos metros al este de la Reserva, desde donde su familia y voluntarios patrullan y protegen 3Kms de playa colindando con nuestro limite este. Somos vecinos y buenos amigos.

Gradualmente, la Reserva se convirtió en lo que es hoy en día.

Empleamos una bióloga marina con experiencia  para que supervisara el programa de las Tortugas.  Hoy en día tenemos un biólogo en la estación Sur y otra en el Norte durante  toda la temporada.

Construimos cabañas para alojar a los voluntarios y en especial a los grupos de estudiantes que traía Ecology Project International, una fundación sin fines de lucro, dedicada a la educación ambiental.  Desde que Scott Pancratz su fundador, vino por primera vez con dos grupos en el año 2000,EPI ha traido cientos de estudiantes estadounidenses todos los años asi como estudiantes de escuelas publicas costarricenses, a quienes ellos subsidian.  EPI ha sido, y todavía es, un gran apoyo y un amigo de la Reserva.

Ampliamos la estación Norte, construimos una casa adicional de 4 habitaciones donde podemos alojar grupos de hasta 20 personas. Mitad de la playa se patrulla desde el Norte y la otra mitad desde el Sur.  Las dos estaciones se comunican por radio, bicicleta, lancha o a pie.

En el Sur  también tuvimos que realizar muchas obras después del deslave de la laguna en 2009/2010 que causó  una seria erosión en nuestro frente marino, perdimos mucho terreno. Los expertos nos advirtieron que otra riada similar arrasaría con construcciones claves sin las cuales no podríamos recibir ni alojar visitantes.  Lo único seguro sería construir una nueva estación a unos 40 mts tierra adentro y 40 metros mas al norte.  El ‘Pueblito’, cinco construcciones en semi circulo fue construido por Danilo y sus hermanos en tiempo record, estaba listo para la temporada de Tortugas del 2010.

History-casa-grande-construction

Construyendo La Casa Grande 1992

History-the-first-house

Nuestra primera Casa

Un gran adelanto durante los últimos diez años es el concepto de los ‘asistentes de campo’.  Todos los años reclutamos entre 8 y 10 jovenes como voluntarios para trabajar en la Reserva  ayudando a los dos biólogos, en el patrullaje de la playa, la recabación de datos sobre las Tortugas Baulas y las Verdes que vienen a desovar y de los nidos cuando nacen las tortuguitas.  Ellos también supervisan una serie de iniciativas recientes como son el reciclaje, la huerta orgánica y el trabajo con la comunidad de Pacuare a quienes hemos incentivado para que hagan artesanías y nos vendan lo que siembran- platano, yuca, bananas etc..  Los asistentes de campo son de todas las nacionalidades y por lo general  han hechos estudios en Biología  o temas análogos, aunque esto no es necesario.  (Mas información en EMPLEOS).

La Reserva ocupó 800 hectáreas hasta el 2008 cuando ‘Rainforest Concern una fundación británica, creada y dirigida  por Peter Bennett, recaudó los fondos necesarios para comprar 250 hectareas del otro lado del canal Tortuguero para servir de barrera entre nosotros y las bananeras que cada vez están mas cerca.  Nuestra estupenda relación con Rainforest Concern data desde  principios de 1990.

En el 2010  adquirimos un importante miembro en nuestro equipo de trabajo.  Hilda, la esposa de John se retiró de su vida professional para dedicar su tiempo y energía a trabajar para la Reserva.

Desde 1989 han habido muchos cambios y gran progreso en la Reserva.  Cada año vemos mas animales en el bosque, el robo de nidos se ha reducido al mínimo y tenemos mas visitantes que vienen a disfrutar la Reserva.  Nos proponemos continuar el buen trabajo.

 

Muchas gracias to a wonderful team of people. Your hard work and sense of humour keep this project running. Really had a great experience here and would love to return some time. All the best,

David Edwards, U.K.