LA CAREY, LA VERDE Y LA BAULA 

Las playas que protegemos las visitan tres especies de tortugas – la Carey, la Verde y la Baula, de éstas sólo la Baula anida en grandes números de manera regular.

hawksbill-turtle

 

HAWKSBILL/ LA CAREY

La bella HAWKSBILL(eretmochelys imbricate) con su caparazón de carey, ha sido víctima de los hueveros desde hace mucho tiempo es raro que veamos más de media docena en una temporada en la playa de Pacuare.  En Panamá sucede lo mismo en Soropta pero en la vecina Playa Larga en la isla de Bastimentos se pueden tener hasta 15 tortugas Carey en una temporada.  Las Carey del Caribe tienen un caparazón de unos 80cm, la mitad del largo de una Baula. Son omnívoras aunque prefieren crustáceos, moluscos y erizos. Ponen más huevos que otras tortugas marinas, 160 por desove es lo común.

 

GREEN TURTLE

La tortuga VERDE (chelonia mydas) es la de mayor tamaño entre las Tortugas marinas de caparazón duro de un metro de largo y con un peso entre 110 y 130Kgs, aunque se han visto individuos de hasta 185Kgs. Se alimenta más que todo de plantas y algas marinas aunque también se sabe que comen crustáceos, medusas y esponjas. Estas tortugas son famosas por sus largas migraciones y expertas navegantes. Las tortugas Verdes que comen a lo largo de las costas brasileñas sin equivocarse cruzan el Atlántico para anidar en las playas de la isla de Ascensión.

Las Verdes que vienen a nuestras playas vienen de comer en la costa nicaraguense, al norte de Costa Rica.

La carne y los huevos de la tortuga Verde han sido fuente tradicional de alimento en  poblaciones de la región.  Aunque hoy en día están protegidas por ley en la gran mayoría de los países, incluyendo Costa Rica y Panamá, aun se las arponea en el mar o se las agarra en las playas. Muchos restaurantes de Limón ofrecen libremente carne y huevos de tortuga.

 

green-turtle

La temporada de anidación de la tortuga Verde en el Caribe Occidental es de junio a septiembre/octubre y los números fluctúan enormemente de año en año. Las playas de Tortuguero, 50Km al norte de Pacuare, pueden recibir miles de Verdes un año y una fracción de esa cantidad al año siguiente.  En Pacuare, en menor escala, a veces contamos unos cuantos cientos un año y casi ninguna el próximo. Aun así, continuamos nuestro programa de Tortugas hasta fines de septiembre para proteger las  pocas Verdes y monitorear las últimas tortuguitas Baulas.

A medida que uno va más al sur de Pacuare hay menos y menos Verdes y 100Km costa abajo no hay casi ninguna.  Esa es la razón, del por qué los proyectos en Panamá terminan después de la temporada de la Tortuga Baula.

LA BAULA 

La Tortuga BAULA (dermochelys coriacea) es la Tortuga gigante en vías de extinción y es la especie en la que centramos nuestros tres proyectos.  Puede llegar a medir 2 metros y una Tortuga adulta puede pesar de 350 a 700 kilos.  La más pesada encontrada hasta ahora, que murió ahogada en una red de pesca en las costas de Gales en 1988, pesaba 900 kilos.

La Baula se diferencia de las otras Tortugas en dos aspectos importantes.  No tiene caparazón de concha.  El de ellas es de un cuero negro duro con siete rebordes o quillas longitudinales.  También, a diferencia de las otras, ellas pueden elevar su temperatura corporal muy por encima de la del agua que las rodea. Este factor, junto con su caparazón grueso y aceitoso, les permite habitar en aguas demasiado frías para las demás tortugas.

Las Baulas anidan en playas tropicales pero pueden cruzar el Círculo Ártico en busca de alimento.  Son las campeonas mundiales del buceo.  La mayor profundidad reportada ha sido 1,2Km (3.900 pies), algo más que la zambullida más profunda del cachalote.

Una Baula fuera del agua es un animal lento y torpe, casi no se puede movilizar sobre la arena, pero en el agua es una nadadora rápida y ágil se propulsa  con sus  poderosas aletas frontales. Ni oye ni ve bien pero tiene un olfato muy desarrollado.

2012-03-23 05.55.25
turtles
turtle-season-MAIN-

Cada Baula tiene una marca rosada en la parte superior de la cabeza y cada marca es distinta. Viene a ser como las huellas digitales de un ser humano, y es muy útil para su identificación.

La Baula se alimenta principalmente de medusas que, de hecho algunos biólogos marinos insisten que solo come medusas.

El  número de nidos de Baula ha variado mucho de año en año. En Pacuare a lo largo de estos últimos diez años ha variado de 1.400 nidos en una temporada a 500, ahora  varía entre 800 y 1.200.  Playa Soropta en Panamá ha contado 450 nidos en una temporada, más importante que el número de nidos es que aquí en Soropta es donde se mataban más Baulas en Panamá.

Las Baulas que protegemos son parte de la familia que anida en las playas tropicales del Atlántico occidental hacia el norte caribeño.  Una vez que han desovado, nadan hacia el norte y el noreste, moviéndose hacia la costa este de los Estados Unidos y luego cruzan el Atlántico. Se han visto tortugas marcadas en Pacuare en las costas de New Foundland, España, Gran Bretaña y África Occidental. Después de dos o tres años de deambular de esta manera, las hembras vuelven al trópico y al  mismo sector de playas – aunque no necesariamente la misma playa – de donde partieron. Comienza otra temporada de desove durante la que ponen 7-9 nidadas a intervalos de aproximadamente 10 días.

La familia de Baulas que anida en la zona sur del Caribe, en Surinam y Trinidad, luego de desovar van hacia el este en dirección de África Occidental.

Gracias a la invención de los transmisores vía satélite, hemos mejorado el conocimiento de las rutas de las migraciones. Por ejemplo se ha visto que Baulas que desovaron en las playas de Nueva Guinea, cruzan el Pacífico en busca de medusas en las heladas aguas de la Costa occidental de los Estados Unidos, antes de volver a las mismas playas tropicales.

Se sabe muy poco de los primeros años de la vida de una Baula. Las tortuguitas corren hacia el mar después de salir del nido y no se las vuelve a ver hasta años mas tarde, cuando como hembras adultas, que han sobrevivido a innumerables depredadores, llegan a una playa donde harán su primer desove.  Los “años perdidos” entre estos dos momentos son un misterio.  Nadie ha visto una Baula joven así como tampoco ha habido informes de marineros o pescadores que hayan avistado una en el mar.

leatherback-underwater

Como las Baulas no sobreviven en cautiverio es imposible saber a ciencia cierta a qué edad maduran. El cálculo de los expertos ha bajado de 30 años a 8 o 12 pero las opiniones varían.

Como es el caso de todos los reptiles, la temperatura de los huevos durante la incubación es la que determina el sexo de la tortuguita. En el caso de las Baulas, la temperatura crítica parece ser justo por debajo de 29 grados centígrados. Por encima de esa temperatura  habrá más hembras y viceversa. Por esta razón las tortuguitas en la parte superior del nido serán hembras ya que más cerca de la superficie es más caliente.  El sexo de la tortuguita se decide entre los días 20 y 40 del período de incubación.  Ésta  puede tomar entre 60 y 75 días, dependiendo de la temperatura del nido.

Las tortuguitas Baulas se pueden reconocer por las claras marcas longitudinales en su caparazón

Las tortuguitas no abandonan el nido en cuanto roto el cascarón. Algunas están tan abajo en la arena que les puede tomar hasta tres días de trabajoso ascenso para llegar justo por debajo de la superficie.  Allí esperan y una baja en la temperatura les indica que es el momento de dejar el nido y correr hacia el mar.  Por lo general esto sucede durante el fresco de la noche cuando la oscuridad les brinda abrigo de muchos depredadores diurnos. Sin embargo, los pájaros nocturnos y los cangrejos fantasma o de arena (ocypode) siempre están al acecho.  Un cangrejo de arena no más grande que una tortuguita, puede arrastrarla por el hueco hacia su madriguera.

Los problemas de la tortuguita apenas comienzan al llegar al mar. Son un delicioso bocado para sinnúmero de peces.  Gaviotas y pájaros fregata los pescan con facilidad de la superficie.  Las sobrevivientes nadan mar adentro y no se las volverá a ver hasta años más tarde cuando las hembras vuelvan a desovar.  Los machos nunca más vuelven a la playa de nuevo. Su carrerita desde el nido a la orilla del mar es el único contacto con tierra seca.  Nadie sabe el porcentaje de sobrevivencia de las tortuguitas.  Puede ser tan bajo como uno en 1.000.

.

La anidación de la tortuga Baula se produce de noche bajo la oscuridad, es muy raro ver una tortuga a la luz del día. Todo el proceso, desde que sube a la playa hasta que vuelve al mar, puede tomar hasta una hora y media.

Una vez que se ha arrastrado por la arena, la tortuga busca un sitio adecuado para anidar, se mueve, se da la vuelta en un espacio pequeño; una vez que se decide comienza a hacer un hueco donde cabe en su totalidad usando sus cuatro aletas para sacar la arena. Una vez logrado su espacio está lista para hacer la cámara para los huevos.  Esto lo hace usando solo sus aletas posteriores, saca la arena hasta que la cámara tiene la profundidad exacta de su aleta.  Los últimos movimiento de excavación de las aletas sacarán apenas unos granitos de arena.

Lista la cámara, comienza el desove, va poniendo  tres o cuatro huevos a la vez, por ser de cáscara blanda nunca se quiebran. Cuando la Baula esta desovando entra en un semi trance, es aquí cuando se mide el largo y ancho, y si no está marcada, le ponemos las marcas en las dos aletas posteriores. Pondrá entre 80-90 huevos fértiles seguidos por unos 20 huevos pequeños no fértiles que llenan los espacios entre los grandes, asegurándose de esa manera que hay aire entre los huevos en el nido.

En cuanto la tortuga ha puesto el último huevo comienza a taparlos todos y a llenar la cámara con arena usando sus aletas posteriores para apisonear bien la arena.  Una vez llena la cámara ella empieza a disfrazar la ubicación del nido echando arena por todas partes con sus cuatro aletas, con las de adelante echa arena hacia atrás. Cuando comienza a moverse y voltearse, esparciendo arena en su camino, el área circundante queda surcada con sus enormes aletas frontales. Pronto es casi imposible decir donde está escondido el nido, sin embargo un huevero profesional siempre lo encontrará.

Eventualmente, la tortuga se dirige hacia el mar, con frecuencia describiendo un círculo pequeño en la medida en que camina, y finalmente se impulsa hacia la orilla del mar.  El momento, en que la tortuga agotada hace una pausa ante la primera ola que rompe, para luego empujarse hacia aguas mas profundas y desaparecer en la oscuridad, es algo muy especial.

Luego de deambular por los océanos los machos vuelven a la misma zona costera donde las hembras anidan, las esperan en el agua y se aparean a lo largo de la temporada.  La hembra recibe el semen de varios machos y lo mas seguro es que una camada de tortuguitas tenga distintos padres.  Nueve días después de la fertilización los huevos están totalmente formados y listos para el desove.  Este proceso de animación ocurre con intervalos de  9 – 10 días.

Baby-turle-450x337
turtle-facts-breaking-out-450x337